Aunque pueda parecer extraño, encontrar agua en el desierto no es la tarea imposible que el sentido común invita a pensar que es. Es cierto que no abunda, por eso es un sito tan árido, sin apenas vegetación y donde el ser humano apenas puede sobrevivir. Pero, si uno sabe dónde buscar, puede encontrar tan preciado líquido, el agua del desierto.

Técnicas de supervivencia en el desierto

“Encontrar agua en el desierto”. Suena a misión imposible, a ese anhelo que no se puede conseguir de ninguna forma. Pero, aunque el sentido común nos diga lo contrario, es posible encontrar agua en algunos de los parajes más áridos del planeta Tierra. Solo hay que saber dónde buscar.

Si quieres sobrevivir en el desierto, una de las cosas que deberás conocer es de dónde sacar el agua que te mantendrá con vida. Porque, recuerda, puedes pasar hasta tres semanas sin comer, pero no aguantarás más de tres días sin beber. En el desierto no te matará el calor, sino que muy probablemente la deshidratación lo haga antes.

Carlos Vico, nuestro experto en supervivencia extrema, sabe muy bien de lo que hablamos. Es uno de los mejores maestros que vas a poder encontrar si lo que quieres es aprender a desenvolverte en situaciones límite. Y es que, como él dice, es fundamental entender cómo funcionan cuerpo y mente cuando se llevan al límite.

Y, para nuestro caso concreto, es muy importante también entender cómo funciona el desierto. Tendemos a pensar que es un yermo olvidado por la mano de cualquiera que sea la divinidad que rija esa región, pero no es así. En el desierto hay vida, y si hay vida es porque hay agua. Y la encontrarás si sabes cómo.

Una persona camina por el borde de una duna en el desierto, proyectando una larga sombra.

Sobrevivir en el desierto es posible con los conocimientos adecuados. Foto: Walid Ahmad

Fuentes de agua en el desierto

Si hablamos de agua en el desierto, inmediatamente se nos vienen a la mente frondosos oasis, pero esos pequeños núcleos de vegetación son una excepción a la norma del desierto. Por lo general, apenas verás plantas, y las que veas serán mayoritariamente espinosas. Esto tiene una razón: les ayuda a retener la humedad de la condensación durante la noche y al amanecer.

Pero buscar agua donde haya plantas y matorrales no siempre será sinónimo de éxito. Hay otros sitios mejores donde extraer agua. Por ejemplo, las dunas. ¿Y por qué una pared interminable de arena es un buen sitio para buscar agua? Por la propia naturaleza de la arena, ya que es, en su inmensa mayoría, sílice, por lo que tiene gran capacidad de absorción.

Durante las frías noches del desierto, la humedad cae (por eso la vegetación es así), y se acumula en la arena. Pero la gravedad hace que esa humedad continúe filtrándose por la arena, hasta acabar perdiéndose. Ahí entra en juego la naturaleza de las dunas. Estas se forman cuando la arena del desierto se topa con un obstáculo, por ejemplo un afloramiento rocoso. Y eso nos da una base impermeable, a una profundidad en ocasiones razonable, que retendrá la humedad el suficiente tiempo para que el superviviente experto sea capaz de alcanzarla y aprovecharla.

Por tanto, no vale cualquier duna. Debe ser una que se haya formado en torno a una base rocosa no muy profunda, para que puedas alcanzarla sin tener que excavar demasiado. Y, además, te interesa solo el lado de la duna más vertical. Sabiendo dónde buscar, sin demasiado esfuerzo, es posible encontrar agua, como puedes ver. Al menos, en teoría.

Equipo esencial para encontrar agua en el desierto

Entonces, ¿qué necesitamos para sacar agua de la base de las dunas del desierto? Pues esencialmente una pala. Te va a tocar excavar, a medio metro de profundidad, como poco. Pero también vas a necesitar un recipiente donde almacenar ese preciado líquido que tanto esfuerzo te ha costado encontrar.

Y, por supuesto, necesitarás un equipo para filtrar y potabilizar esa agua. No te engañes, la arena del desierto no sirve para eso. Pero esta es una historia para otro día.

Una duna, bajo el sol abrasador del desierto.

Las dunas, aunque cueste creerlo, pueden ser tus mejores aliadas. Foto: Layla Yehia

Al finalizar nuestro viaje por las técnicas de supervivencia en el desierto, recordamos que el ingenio, la preparación y el conocimiento son clave para superar los desafíos de ambientes tan extremos. Cada gota de agua cuenta, y saber cómo encontrarla puede marcar la diferencia entre una aventura inolvidable y una situación de riesgo. Así que, cuando te aventures en el vasto y misterioso desierto, lleva contigo no solo tu equipo, sino también las valiosas lecciones de supervivencia que hemos compartido. ¡Explora, disfruta y mantente seguro!

Conviértete en socio de Ruteon…  a ver ¿por qué? Porque es único en el mundo.  Sí, así es. Porque tendrás acceso a cursos online impartidos por expertos que no vas a ver en ningun sitio. Por los documentales. Por los eventos únicos que preparamos para exploradores y socios. Porque hacemos actividades y porque contigo hacemos crecer una comunidad que nos permite seguir construyendo más y mejor contenido de aventura, de naturaleza, llena de valores y de curiosidad por descubrir y proteger este planeta. 

Un joven hace autostop mientras viaja solo

Pin It on Pinterest

Share This