La expedición “SOS Arctic Windsled 2024” ha sido un éxito rotundo. Ramón Larramendi, al frente de un equipo compuesto por científicos y exploradores groenlandeses, italianos y españoles ha conseguido atravesar Groenlandia de sur a norte en un trineo de viento.

El explorador Ramón Larramendi ha completado con éxito no una, sino dos expediciones polares en esta primera mitad del año 2024. En apenas dos meses, ha llevado a cabo la primera de ellas, “Groenlandia Inexplorada 2024”, cuyo objetivo era cartografiar la capa de hielo sur de la gigantesca isla polar, para a continuación seguir con “SOS Artic Windsled 2024”, su aventura más ambiciosa en el trineo de viento.

Groenlandia inexplorada 2024

A finales de marzo, Ramón Larramendi y su equipo desembarcaron en Groenlandia. En su agenda, una primera expedición. “Groenlandia inexplorada 2024” buscaba explorar la orografía de la zona sur de la isla. El cambio climático y el deshielo han dejado al descubierto accidentes geográficos groenlandeses que antaño estaban cubiertos por el casquete polar, y esta expedición ha buscado documentarlos.

Para hacerlo, se han probado por primera vez vehículos eléctricos autorrecargables, lo que a su vez ha permitido a los investigadores probar una exploración más sostenible y con huella de carbono neutra.

Esta expedición tenía un objetivo secundario: preparar al equipo para el verdadero reto de este 2024, la aventura “SOS Artic Windsled”, enmarcada en el proyecto “Inuit WindSled”, con la que pretendían atravesar la isla de sur a norte en, como su nombre indica, un trineo de viento.

Un miembro de la expedición "Groenlandia Inexplorada" realiza preparativos en una lancha tipo Zodiac, sobre el hielo polar ártico.

«Groenlandia Inexplorada 2024» se desarrolló a lo largo del mes de marzo. Foto: TierrasPolares.es

SOS Arctic Windsled 2024

El plato fuerte de esta primera mitad del año era todo un reto: atravesar unos 1.500 kilómetros de hielo groenlandés, desde Narsaq hasta Upernavik. Esta expedición, de la que formaron parte científicos y exploradores groenlandeses, italianos y españoles, dio comienzo a mediados de mayo, cuando el clima fue lo suficientemente favorable para partir.

Así avanzó, día a día, la expedición de Ramón Larramendi

Es la undécima expedición del trineo de viento, y sin duda la más ambiciosa y perfeccionada hasta la fecha. Con 20 metros de largo y tres de ancho, el trineo ha transportado a ocho ocupantes y una carga de tres toneladas, incluyendo un laboratorio móvil, a lo largo de esos 1.500 kilómetros, una verdadera hazaña.

La travesía no fue sencilla, y llevó al equipo tres semanas. Y es que depender del viento tiene el inconveniente de que no siempre sopla a favor. Aun así, hubo días en los que el convoy llegó a recorrer 300 kilómetros en una sola etapa, lo que habla maravillas de las capacidades de este vehículo, que mezcla el saber tradicional de los nativos inut con las últimas tecnologías.

Imagen panorámica del trineo de viento, recorriendo el hielo ártico

El trineo estaba formado por módulos, cada uno especializado en una función. Foto: TierrasPolares.es

Con estas dos expediciones, Ramón Larramendi ha escrito una nueva página en su abrumador historial de la aventura polar, con el objetivo de comprender un poco mejor uno de los últimos rincones del planeta que nos quedan por domesticar.

PUEDES SEGUIR ESTA AVENTURA AQUI

Únete a Ruteon, porque la aventura nos saca de nuestro círculo de confort, nos hace más adaptables, y, por tanto, más inteligentes, más empáticos y mejores habitantes de este Planeta.

Porque somos la única plataforma del mundo de aventura y volverás a sentirte en un Club de Exploradores. 

Un joven hace autostop mientras viaja solo

Pin It on Pinterest

Share This