El futuro de la exploración espacial está lleno de promesas y misterios. Desde turismo espacial con SpaceX hasta colonización de Marte y búsqueda de vida extraterrestre, nos embarcamos en una era de innovaciones y descubrimientos que expandirán los límites de nuestra aventura cósmica.

Las agencias espaciales veteranas

Cuando hablamos de exploración espacial, varias siglas nos vienen automáticamente a la mente. Y, en especial, cuatro letras: NASA. Pero la agencia espacial estadounidense no es la única veterana que sigue en activo con la exploración del cosmos. La agencia europea (ESA) y la rusa (Roscosmos) continúan con sus respectivos proyectos, colaborando incluso en ocasiones.

NASA

Hablar de la NASA (North American Space Agency) es hablar de la exploración espacial. Ellos fueron quienes llevaron al primer hombre a la Luna, y quienes han logrado algunos de los hitos espaciales más importantes de la historia.

Sin embargo, aunque desde la retirada de los transbordadores espaciales la NASA ha estado algo de capa caída, su actividad no cesa. Estos son algunos de los proyectos que la agencia norteamericana tiene en su agenda para un futuro próximo:

  1. Programa Artemis: sin duda, la gran apuesta de la NASA para los próximos años. Su objetivo es volver a la Luna, incluyendo a la primera mujer en pisar nuestro satélite y a la primera persona de género no binario. Pero Artemis va más allá, pues trata de ser el primer paso hacia algo más grande, nuestro desembarco en Marte.
  2. Mars Sample Return: si queremos ir a Marte, necesitamos algo más que la tecnología para llegar y poder volver. Necesitamos saber qué nos vamos a encontrar en el Planeta Rojo, y aunque los rovers han hecho una labor encomiable (empezando por el pequeño Sojourner, continuando con los impresionantes Spirt y Opportunity, el colosal Curiosity y ahora Perseverance, con su dron Ingenuity), traer muestras de suelo marciano a la Tierra es fundamental para su mejor estudio. Está previsto que se ponga en marcha en la década de 2030.
  3. Telescopio Espacial James Webb: aunque ya esté en marcha, el potencial del telescopio que está llamado a sustituir al veterano Hubble es inmenso. Se espera que en los próximos años este revolucione la astronomía, la astrofísica y, en general, nuestro conocimiento del espacio con sus datos.
Edificio VAB de la NASA

La NASA es el máximo exponente en lo que a exploración espacial se refiere. Foto: MrMiscellanious

ESA

La Agencia Espacial Europea nació del esfuerzo conjunto de los países de la Unión Europea a mediados de la década de 1970. Si bien sus logros han sido mucho más modestos que los de los dos gigantes que se alzan a este y oeste, cuenta con varios reseñables: ha colaborado con la NASA en el lanzamiento de los telescopios Hubble y James Webb, y en la misión Cassini-Huygens a Saturno, y en solitario ha lanzado el sistema de satélites Meteosat, además de las misiones Rosetta y Venus Express.

En la agenda de la ESA hay proyectos muy interesantes. Los repasamos a continuación:

  1. Misión JUICE: explorar las lunas heladas de Júpiter puede dar muchas respuestas a las preguntas al respecto de cómo se formó el Sistema Solar. La misión comenzó el 14 de abril de 2023, y se espera que llegue al gigante gaseoso en julio de 2031, pero no comenzará a trabajar hasta casi 2035, cuando empiece a orbitar en torno a Ganímedes. También se espera que estudie a Europa y Calisto.
  2. ExoMars: misión de exploración marciana que busca pruebas de vida en el Planeta Rojo. Se retomará en 2028 junto a la NASA, después de la ruptura de la ESA con Roscosmos a raíz de la invasión rusa de Ucrania, y se aplicarán las lecciones aprendidas en la primera fase de esta misión, la cual acabó con la sonda Schiaparelli estrellándose contra la superficie planetaria por un error de cálculo.
  3. Sonda Hera: forma parte del programa de defensa planetaria, y tratará de estudiar la viabilidad de desviar asteroides mediante impactos cinéticos. Se espera su lanzamiento para octubre de 2024.

Roscosmos

La agencia espacial rusa, heredera directa de la estructura soviética de oficinas de diseño, ha vuelto a la primera línea del tablero espacial, tras los oscuros años 90. La retirada del programa del transbordador espacial de la NASA hizo que los cohetes Soyuz fueran la única forma de poder llegar a la Estación Espacial Internacional.

La Unión Soviética fue la responsable de los mayores logros de la carrera espacial (primer satélite en órbita, primer hombre y primera mujer en órbita, primer alunizaje no tripulado exitoso, primera sonda en Venus…), y ahora trabaja por volver a ser el referente en la exploración espacial. Algunas de sus próximas misiones son:

  1. Programa Luna-Glob: Rusia quiere volver a la Luna por primera vez desde 1976. Diversos retrasos han hecho que haya que esperar hasta el pasado mes de agosto de 2023 para que se lanzara la nave Luna-25, compuesta por un orbitador y un aterrizador. Su objetivo era el polo sur del satélite, pero falló y se estrelló contra la superficie. Hay otras dos misiones en marcha, Luna-26, 27 y 28, previstas para 2027 en adelante.
  2. Programa Venera: otra continuación de otro exitoso programa soviético, en este caso con destino a Venus. Estudiará la órbita de nuestro planeta gemelo y tratará de aterrizar en su superficie (y sobrevivir lo máximo posible a sus infernales condiciones). Su lanzamiento se espera para 2024, por lo que no llegará a Venus hasta 2025.
  3. Estaciones espaciales futuras: Rusia dejará la EEI a partir de 2024, y colaborará con China para crear una Estación Internacional de Investigación Lunar, además de una propia (Estación de Servicio Orbital Rusa). Se espera que estos proyectos se empiecen a mover a partir de 2025.
Concepto artístico de la sonda NISAR de la Agencia Espacial de la India

El satélite NISAR de la ISRO es uno de los grandes hitos de esta agencia espacial. Foto: NASA

Las agencias emergentes

La exploración espacial va más allá de lo que hacen Estados Unidos, Rusia o Europa. Hay países que quieren alzar la voz no solo sobre el tablero político, también hacia las estrellas. Hablamos de Japón, China o India.

JAXA

La Agencia Japonesa de Exploración Espacial (JAXA) empezó a cobrar importancia cuando a partir de 2005 se alejó de los planes internacionales y comenzó a planear misiones propias. Alguna de las más exitosas fueron Hayabusa y SELENE.

En la actualidad, su principal misión es la denominada MMX, cuyo objetivo es estudiar las lunas marcianas: estudiar Deimos y aterrizar en Fobos para traer de vuelta a la tierra muestras del satélite.

CNSA

La Administración Espacial Nacional China ha dado auténticos pasos de gigante en los últimos años. Ha puesto en órbita su propia estación espacial, la cual no para de crecer (Estación Espacial Tiangong), y ha mandado aterrizadores y rovers a la Luna (el programa Chang’e).

Se espera que China vuelva a nuestro satélite, ahora para conseguir traer muestras de vuelta a la Tierra, y el gigante asiático también mira al Planeta Rojo, con sus misiones Tianwen. China se ha convertido, sin duda, en uno de los referentes de la exploración espacial.

ISRO

La Organización de Investigación Espacial India es el otro gran proyecto emergente respaldado por un estado. Las misiones Chandrayaan han llevado a este país a la Luna, y se espera que la tercera de estas logre aterrizar y no estrellarse contra nuestro satélite.

Pero India mira más allá, y con la misión Gaganyaan la ISRO quiere mandar a su primer astronauta al espacio, y hacerlo por medios propios. También hay planes al respecto de Marte, Venus y el espacio profundo.

Astronautas de SpaceX posan dentro de una cápsula Dragon

La democratización de los viajes espaciales, cada vez un poco más cerca de ser una realidad. Foto: SpaceX

Las empresas privadas

Desde hace algunos años, un contendiente inesperado ha hecho acto de aparición en la carrera espacial: el capital privado. Son grandes empresas que o bien empezaron colaborando con las agencias nacionales (recordemos, la retirada de los transbordadores espaciales hizo mucho daño a la NASA), o que directamente han nacido con el objetivo de ser una alternativa a estas.

SpaceX

La compañía de Elon Musk, fundador de Tesla, entre otras empresas, tiene diversos proyectos en marcha, que amenazan con cambiar nuestra percepción del espacio de golpe. Hablamos de grandes innovaciones, que las agencias estatales no quieren o no se atreven a llevar a cabo, y también de turismo espacial.

SpaceX empezó aprovechándose del gran problema que fue para la NASA el prescindir de sus transbordadores. Alguien debía abastecer a la EEI, y Rusia no podía ella sola. Estados Unidos, por orgullo y por necesidad, promovió el desarrollo de alternativas por parte de empresas privadas, y SpaceX respondió con los cohetes Starship y las cápsulas Crew Dragon.

Los primeros tratan de ser una nave totalmente reutilizable, con la que ir a la órbita terrestre, a la Luna y, por qué no, también a Marte. Y las cápsulas Dragon llevan tiempo atracando en la Estación Espacial Internacional sin problemas, y forman parte del Programa de Tripulación Comercial de la NASA.

Y, por supuesto, hay que tener en cuenta su red de satélites Starlink, con la que SpaceX pretende hacer llegar a cualquier parte del globo su red de banda ancha.

Blue Origin

Otro magnate estadounidense es quien está detrás de esta empresa. Se trata de Jeff Bezos, fundador de Amazon, y su negocio está centrado sobre todo en el turismo espacial, pero sin cerrarse a la exploración espacial no comercial.

Con sus cohetes New Shepard promete realizar vuelos suborbitales tripulados, y con los New Glenn, reutilizables, lanzamientos de satélites y, en el futuro, también tripulados. Y entre sus proyectos a largo plazo se encuentra el Blue Moon Lander, un aterrizador lunar desarrollado para la NASA dentro del Programa Artemis.

Virgin Galactic, Boeing, Rocket Lab y Axiom Space

Hay más empresas metidas en el floreciente negocio del espacio. Virgin Galactic, del millonario Sir Richard Branson, está centrada en los vuelos suborbitales tripulados, con el objetivo de empezar a comercializar vuelos comerciales en breve.

La veterana Boeing ha pasado de hacer diseños para la NASA a directamente suministrarle aeronaves. Una de ellas, la CST-100 Starliner, lucha por ser la alternativa a los cohetes Soyuz para alcanzar la EEI.

Rocket Lab se hizo un hueco con los cohetes Electron, con los que ha puesto en órbita numerosos satélites. Pero quiere ir más allá, y está desarrollando un nuevo modelo, denominado Neutron, más grande y reutilizable, pensado para misiones más ambiciosas.

Y, por último, merece la pena mencionar a Axion Space, porque entre sus planes está la construcción de la primera estación espacial privada. ¿Un hotel en el espacio? Es lo que Axion Space parece planear. En principio, se espera que sea un módulo más en la EEI, pero quién sabe a dónde puede llegar…

Imagen generada por IA de un cohete despegando de la zona de lanzamiento de noche

El futuro de la exploración espacial se está forjando hoy con innovaciones audaces de agencias espaciales y empresas privadas. Desde misiones tripuladas a la Luna y Marte hasta el nacimiento del turismo espacial, estamos al umbral de una nueva era de descubrimientos y aventuras. Este emocionante viaje cósmico, lleno de posibilidades ilimitadas, nos espera para explorar y maravillarnos. ¡Prepárate para ser parte de esta extraordinaria odisea espacial!

Conviértete en socio de Ruteon…  a ver ¿por qué? Porque es único en el mundo.  Sí, así es. Porque tendrás acceso a cursos online impartidos por expertos que no vas a ver en ningun sitio. Por los documentales. Por los eventos únicos que preparamos para exploradores y socios. Porque hacemos actividades y porque contigo hacemos crecer una comunidad que nos permite seguir construyendo más y mejor contenido de aventura, de naturaleza, llena de valores y de curiosidad por descubrir y proteger este planeta. 

Un joven hace autostop mientras viaja solo

Pin It on Pinterest

Share This